El Gobierno evita discutir con el PP la escuela pública (Público 24/10/2009)

Comparte esta información con tus contactos

Si los vemos en la foto, no parece que estén en mitad de una discusión fundamental para el futuro de la educación en España, sino más bien parece una de esas fotos de compromiso después de una boda de conveniencia.

Conveniencia a tapar los desencuentros de la implantación del modelo educativo con el espíritu de las leyes y la correcta administración del dinero de los contribuyentes.

Estamos en un estado democrático laico donde además los padres, que son garantes –junto con el estado- de la educación de sus hijos, deben de tener libertad de elección del centro. Al menos así se propugna en el modelo actual donde no se distingue entre la impartición de materias educativas comunes a todo el mundo: matemáticas, lengua, educación para la ciudadanía, etc. y aquellas otras materias con alto contenido ideológico (religión) que son la alternativa electiva de aquellos padres que así lo deseen para sus hijos.

Debería, por lo tanto separarse la impartición de los dos tipos de materias y realizarse en centros y horarios diferentes: una parte del día transcurre en la impartición de las clases convencionales en los colegios e institutos públicos y otra parte se dedica al adoctrinamiento ideológico y moral de los alumnos en centros de libre elección de los padres y por personal instruido y certificado en estas materias. De esta forma se puede elegir entre clases de: religión católica, musulmana, budista,…. O simplemente nada. Evidentemente no veo problema en que estas clases se paguen con el dinero de los ciudadanos, siguiendo el precepto constitucional.

¿Acaso alguien pensaba que la libertad de elección sólo aplica a los católicos? Evidentemente no, pero no parece que eso esté en la mente de los ciudadanos y gobernantes. No vale desde un gobierno regional promocionar colegios de ideología vaticana, sino que debemos de separar las materias ideológicas del resto para garantizar la libertad de elección.

Adicionalmente, en nuestro sistema educativo, existe un problema de calidad. No sé cuáles son los parámetros que miden esa calidad –o ausencia de la misma- pero está en el ambiente que mucha gente opta por la enseñanza concertada porque se percibe “más calidad”. Está en la responsabilidad de los gobernantes el análisis en profundidad de la situación y la puesta en marcha de medidas de mejora urgentes para aumentar la calidad. Algo debe de pasar sobre todo si tenemos en cuenta la afirmación de El País publicada el, 01/03/09 (ver fichero adjunto).

“Madrid es la segunda comunidad autónoma (empatada con Cataluña y por detrás del País Vasco) que más impulsa la enseñanza privada concertada, según datos del Ministerio de Educación. Son colegios más baratos. La Administración no construye ni mantiene sus edificios. Y los profesores cobran menos. “

Si los colegios son más baratos, si no cuestan el dinero a la administración, si el personal cobra menos,…….. tenemos que pensar que algo pasa en la enseñanza pública para que la calidad de la enseñanza se perciba mejor por la sociedad y sectores de la misma están dispuestos a invertir dinero extra para la educación de sus hijos llevándolos a colegios concertados.

Descargar Artículo


Comparte esta información con tus contactos

Leave a Reply

  

  

  

*