La Leyenda del 600

Comparte esta información con tus contactos

Cierta madrugada, venía por la A-7 desde Denia hacia Barcelona y, como era de esperar, mi pobre SEAT 600 se rompió.

Me tiré a la cuneta, esperando que alguien parase, y a los 10 minutos aparecía un Mercedes Benz Compressor a 170km/h.

En eso veo que el tipo del Mercedes da marcha atrás y vuelve hasta mi SEAT. Ahí mismo se ofrece a remolcar mi pobre porquería, lo que acepté enseguida, pero le pedí por favor que no corriese mucho, que si no mi SEAT y yo nos íbamos a la mierda (obvio). Así que pactamos que le iba a echar las largas cada vez que el Mercedes fuese muy rápido. El Mercedes comienza a remolcarme, y siempre que corría demasiado, le daba una ráfaga.

En eso, aparece un Porsche Carrera GT, que intimida al Mercedes. Á‰ste no deja que lo ganen y va: 120, 130, 150, 190, 210, 240, 260 km/h. Yo ya estaba desesperado, echando las luces como loco, y los dos a la par…

Pasamos por delante de la Guardia Civil, y ni vi el radar, que registra unos impresionantes 270 km/h. Entonces el agente avisa por radio al próximo puesto:

  • ¡Atención! ¡Atención! Un Mercedes Gris Plata y un Porsche Negro disputando una carrera a más de 270 km/h en la autopista. Y… muchachos… juro por mi madre, por mis hijos, por la Choni y por todos mis muertos: ¡¡Viene un SEAT 600 detrás de ellos dándoles las largas para que lo dejen pasar!!


Comparte esta información con tus contactos

2 comments to La Leyenda del 600

Leave a Reply

  

  

  

*