Ryanair

Comparte esta información con tus contactos

Entrada publicada originalmente el 21 de octubre de 2012.

Recientemente he volado con Ryanair en un vuelo doméstico entre dos aeropuertos españoles. La decisión la tomé después de consultar las tarifas y tengo que reconocer que con un poco de miedo a las críticas que se han leído estos meses pasados en la prensa española (posiblemente auspiciada por el Ministerio correspondiente)

Antes de contar mi experiencia, quiero dejar muy claras unas pocas cosas:

  • No tengo ningún interés personal ni profesional en esta compañís, por lo que digo aquí es exclusivamente fruto de mi afán en compartir una experiencia positiva, en una época en la que he visto muchas empresas mediocres con la excusa de la crisis
  • No soy un experto en seguridad aérea, por lo que dejo este tema a los expertos. De todas formas entiendo que en Europa existen unas normas de seguridad que han de cumplir todas las Compañías aéreas que operan, especialmente las que son Europeas.
  • A lo largo de mi vida profesional he volado mucho. También aclaro que por la política de las empresas para las que he trabajado, he volado en vuelos baratos, aunque normalmente en compañías convencionales.

La experiencia comenzó comprando el billete por internet. En este tema, nada especial que añadir, salvo que al finalizar el proceso de reserva me sale la opción de alquilar un coche en una compañía de primera línea (Hertz) a un precio de menos de la mitad de los precios  que yo había estado mirando antes (evidentemente escogí esta oferta de alquiler).

En el momento en que formalizé la reserva me llegó un correo electrónico en perfecto castellano con todos los datos y con instruciones muy precisas de cómo facturar, documentos de acreditación de los pasajeros, equipaje admitido, etc. Es decir: una información clarísima de cómo proceder en todos aquellos tópicos por la que Ryanair ha sido duramente criticada en los medios españoles.

No sólo me llegó este email. Unos días anteriores al vuelo me llegaron CUATRO mensajes adicionales recordándome de nuevo todos los detalles y (en este caso) que todavía no había obtenido las tarjetas de embarque a través de Internet. Evidentemente los correos en perfecto castellano (que no se me olvide por aquello de ser bilingue en inglés!!)

El día del vuelo de ida nos fuimos al aeropuerto a la cola de check-in, entre otras cosas para facturar una maleta como equipaje. Increíble la amabilidad con la que nos atendieron. Obviamente pesaron la maleta facturada. También me sorprendió la velocidad a la que hacían el check-in: bastaba con presentar las tarjetas de embarque, el DNI y simplemente escaneaban el código de barras de la tarjeta de embarque. Recuerdo colas eternas aguardando hasta que te tocaba el turn0!!. Recuerdo empleados cabreados y lentos: en otras compañías aéreas!.

Una vez a bordo, el avión iba lleno. Los que tenéis experiencia en volar sabéis que normalmente en estas circunstancias se agota el espacio en los portaequipajes de encima de los asientos y hay que poner el equipaje o bien debajo del asiento o en otros lugares del avión. En este aspecto encontré una tripulación de cabina volcada en atender a los pasajeros, haciendo sitio en los portaequipajes y trasladando con total amabilidad y eficacia piezas de equipajes detrás el la última fila de asientos y ayudando a los pasajeros a poner los bultos pequeños debajo de los asientos y poniendo bultos grandes en los portaequipajes. Todo con amabilidad, eficacia y una sonrisa!!

La siguiente sorpresa positiva fué que el piloto hablaba perfecto castellano nativo y (por el nombre) seguramente era español, así como dos de los cuatro tripulantes de cabina (otro de los tripulante hablaba bastante bien castellano, pero no era nativo).

Dicen que durante el vuelo te intentan vender cosas: Pues sí que es verdad, pero mas o menos las mismas que en cualquier otra compañía. También tengo que decir que a un precio muy asequible: la prensa escrita al mismo precio que en el quiosco de al lado de casa y la comida a la mitad de precio que en una cafetería del aeropuerto de salida, donde habñiamos desayunado!!!!!

El vuelo normal, aunque hago especial hincapié en la enorme atención dedicada por la tripulalción de cabina a los pasajeros, en espacial a los que llevaban niños pequeños a los que intentaban distraer.

A la llegada a destino, una sorpresa adicional: Cuando llegamos a la cinta de equipajes, mi maleta estaba ya saliendo por lo que no hubo que esperar.

En el viaje de vuelta las impresiones fueron básicamente las mismas, salvo que en este caso el piloto era también español así como toda la tripulación de cabina. Adicionalmente agradezco la ayuda de uno de los empleados de tierra ayudándome a rehacer mi equipaje de mano para que pasara por el control de dimensiones de equipaje (Como siempre haces alguna compra, la maleta iba un poco “gorda” y era cuestión de reubicar las cosas)

En relación a la puntualidad: el vuelo de ida llegó a su hora y el de vuelta con un cuarto de hora de adelanto. Los aviones mostraban un aspecto impecable y eran bastante nuevos, como se puede ver en esta información obtenida en internet a raiz de su matrícula:

Parece una edad muy corta para los aviones, así que he mirado la edad media de la flota de Ryanair que es de 4,1 años lo que es mucho mejor que los 9,5 años de edad media de la flota de Iberia!

Evidentemente con esta experiencia, es muy difícil de entender las críticas que están apareciendo en la prensa española en contra de Ryanair. Yo por mi parte estoy muy contento de haberlas elegido para esta vuelo y seguro que repetiré con ello y os lo recomiendo a tod@s.

Por otra parte, me viene a la cabeza aquellas compañías “en busca de la excelencia” y creo que Michael O’Leary ha conseguido que Ryanair sea una de ellas, por lo que me congratula encontrar excelencia en una compañía Europea en lugar de la mediocridad que veo últimamente en Compañías de este país.

Gracias Michael, Gracias Ryanair!!

 


Comparte esta información con tus contactos

1 comment to Ryanair

  • A veces se critica a la compañía por que su dueño parece un tanto excéntrico y además, como bien dices, por otros más perversos intereses comerciales. Yo he volado mucho y lo he hecho mucho con Ryanair, lo sigo haciendo. Y la verdad, salvo la impaciencia y la mala educación de algunos pasajeros, los vuelos han sido siempre sin mayores problemas y puntuales. No he entendido nunca algunas quejas. Al menso esa es mi experiencia. Gracias por compartir!

Leave a Reply

  

  

  

*