Claro que me pago mis trajes

Comparte esta información con tus contactos

Todos sabemos el autor de la frase.

El tema está claro: Cualquier ejecutivo de una empresa “decente” está sujeto a todo tipo de controles y de auditorías internas, por lo que si le descubren un regalito de 12.000 euros (2 milones de pesetas” lo normal es que le pongan inmediatamente de patitas en la calle por despido improcedente y adicionalmente seguramente le pondrán una denuncia en los juzgados.

Así es la ética en los negocios que son sociedades privadas.

Parece que cuando el que lo hace es un cargo elegido por los españoles y que su sueldo lo pagamos todos, esto no ocurre.

Esto es el mundo al revés. Un empleado de una emrpesa privada está mas sujeto a vigilancia y a restricciones por este tipo de repugnantes asuntos que un político?

A ver si nuestra democracia madura. Le faltan varios hervores para digerir lo del caso Gurtel.

Ya podría el PP dedicar su tiempo y esfuerzos a ayudar a este pais a superar la crisis económica o a investigar internamente a sus líderes a ver lo que hacen sin esperar la terminación de los procesos judiciales.

En otros países los políticos dimiten voluntariamente por cosas menores que esta. Esa es la diferencia entre la responsabilidad política y judicial.


Comparte esta información con tus contactos

Leave a Reply

  

  

  

*